Alojado en
ZoomBlog

14-Historia de la Igelsia

“Mi tatarabuela, Emma Hale Smith,”

Por lualcaro - 21 de Julio, 2008, 14:24, Categoría: 14-Historia de la Igelsia

 Magnifico articulo sobre la esposa del profeta Jose smith, muy esclarecedor y emotivo. Los creditos son de Juan Reta y Cumorah.org

Por Gracia N. Jones "My Great-Great-Grandmother, Emma Hale Smith," Ensign, Aug. 1992, pag. 30″
Traducción Libre de Juan Javier Reta Némiga

Luego de que el Profeta José murió como un mártir en Carthage, Illinois, algunos Santos de los Últimos Días se han sentido decepcionados de que la esposa de José, Emma no siguiera a la Iglesia rumbo al oeste durante el éxodo de los Santos en 1846–47.

Emma y los descendientes de José crecieron separados de La Iglesia de Jesucristo de Santos de los Últimos Días. Yo supe poco de estas cosas, pues nuestra rama de la familia estaba alejada de todo nuestro patrimonio Smith. Al criarme en una granja cerca de Ronan, Montana, supe que tenia un pariente llamado José Smith, pero no recuerdo haber escuchado la palabra mormón o algo que tuviera que ver con el Libro de Mormón hasta que fui casi una mujer adulta.

Aunque la religión organizada no fue una parte prominente de mi vida, recuerdo haber anhelado en mi corazón el tener una relación con Dios. Cuando tuve diecisiete años, nuestra familia se traslado a Conrad, Montana, donde tuve la oportunidad de trabajar con una familia Santo de los Últimos Días cuidando de sus niños. En agosto de 1955, conocí a los misioneros, los élderes James Waldron y Dean Richins, quienes se vieron muy entusiasmados al enterarse de mi relación con José Smith. Me contaron sobre la Primera Visión y me dieron un Libro de Mormón.

El elder Waldron dijo, " ésta es una copia del Libro de Mormón. El cual fue traducido por el poder de Dios por tu tatarabuelo, y es verdadero." Al tomar el libro con mis manos, mi ser entero pareció emocionarse con una plena convicción que me envolvió: "¡Es verdadero! ¡ Es realmente verdadero!"

Fui bautizada el 17 de marzo de 1956. Después de mi conversión, cada vez que los miembros de la Iglesia se enteraban de mi relación con el Profeta, me mostraban una bondad inusual por la reverencia que tenían hacia el.

Sin embargo, descubrí que había una actitud diferente acerca de Emma. Un día, cuando estaba en la sala de la Sociedad de Socorro, alcance a notar un cuadro con una mujer de pelo oscuro. Con curiosidad me acerque para verlo mas de cerca. En la placa que tenia el nombre, leí la inscripción: -Emma Hale Smith "La dama Elegida" Primera presidenta de la Sociedad De Socorro-." Quede fascinada al ver por fin un cuadro de mi tatarabuela. Pensé, ¡Qué bella es! Sentimientos de amor hacia ella llenaron mi alma. Pero mis pensamientos fueron interrumpidos cuando alguien detrás de mí dijo "Mi marido dice que deberían de quitar el cuadro de esa mujer de la pared de la iglesia." Anonadada tanto por el tono como por las palabras, me afligí y me pregunté que habia pasado para que se tuviese ese juicio hacia Emma.

Más tarde, al leer el libro "Historia del Profeta Jose Smith por su madre", encontré un tributo de Lucy Mack Smith hacia Emma: "Nunca he visto a una mujer en mi vida, que resistiera cualquier tipo de fatiga y adversidad, mes a mes, y año tras año, con ese firme coraje, con ese celo, y esa paciencia, cuál ella alguna vez lo hizo; Pues sé cuanto ella ha tenido que soportar — ella fue lanzada al océano de la incertidumbre — ella fue arrastrada por las tormentas de la persecución, y soporto la furia de hombres y de diablos, lo cual hubiese derrotado casi a cualquier otra mujer." 1

Me conmovió profundamente el contraste entre las palabras de amor de alguien que la conoció y el juicio de alguien que no lo hizo.

Read More

Permalink :: 3 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)

Camino a Sión (2): Kirtland

Por lualcaro - 24 de Mayo, 2008, 23:05, Categoría: 14-Historia de la Igelsia

Este es el segundo de cuatro videos sobre la historia de la Iglesia emitidos en el canal de la BYU. Estan disponible  en Veoh gracias a guidows  


Online Videos by Veoh.com

Permalink :: 3 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)

La Conversión del Elder Parley P. Pratt

Por lualcaro - 18 de Enero, 2008, 15:42, Categoría: 14-Historia de la Igelsia

Esta es la historia de la conversión de Parley P. Pratt quien fue miembro del primer Quorum de los Doce de esta dispensación (GEE Pratt, Parley Parker ) y maestro de la segunda escuela de los profetas que se organizo en Sión (GEE Escuela de los Profetas). Realmente fue un hombre a quien por su fidelidad el Señor bendijo con una gran comprensión de las escrituras y sus misterios (DyC 97: 3-5), siendo despues de Jose Smith, el mejor teologo de su epoca. Es en honor a este gran hombre que nuestro grupo lleva su nombre.

 

Online Videos by Veoh.com

Permalink :: 2 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)

Camino a Sion (1): Palmyra

Por lualcaro - 19 de Diciembre, 2007, 22:43, Categoría: 14-Historia de la Igelsia

Este es el primero de cuatro videos sobre la historia de la Iglesia emitidos en el canal de la BYU. Estan disponible  en Veoh gracias a guidows  

Online Videos by Veoh.com

Permalink :: 2 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)

La influencia del ambiente de Nueva Inglaterra sobre Jose Smith

Por lualcaro - 11 de Agosto, 2007, 21:56, Categoría: 14-Historia de la Igelsia

Aparte de los Smith, hubo muchas otras familias de Nueva Inglaterra que estuvieron ligadas a la Restauración: el sucesor de José Smith, Brigham Young, Heber C. Kimball, un fiel Apóstol; además de muchos otros líderes de la Iglesia que también tenían raíces en Nueva Inglaterra. Entre los antepasados de ellos se encontraban personas que habían llegado a América en el buque Mayflower [el barco que llevó al continente americano a los primeros peregrinos procedentes de Inglaterra] o que habían luchado en la guerra de la independencia estadounidense . Esta gente industriosa e independiente que colonizó las deshabitadas extensiones de Nueva Inglaterra eran personas admirables, eran patriotas, responsables y religiosas. José no tenía por qué sentirse avergonzado de lo que se consideraría una humilde cuna, puesto que su ascendencia le había dejado un legado moral duradero.

Muchas de las creencias de los puritanos con las que José Smith se había criado fueron una preparación para los principios y las doctrinas que recibió más tarde por revelación. Cuando recibió la revelación de que no debemos ser ociosos (véase D. y C. 42:42), eso le confirmó que la vida de la gente de Nueva Inglaterra, tan frugal e ingeniosa, era apropiada; cuando el Señor le dijo que buscara conocimiento de los mejores libros "tanto por el estudio como por la fe" (D. y C. 88:118), la revelación afirmó en él la importancia que daban los puritanos a la educación. Y más adelante, cuando el Profeta promulgó el concepto de una sociedad ideal gobernada por Dios, dio a conocer un principio que los puritanos de Nueva Inglaterra podían aceptar sin dificultad.

No obstante, José Smith no era esclavo de sus tradiciones. Durante su vida introdujo doctrinas y ordenanzas del Evangelio que no eran diametralmente opuestas a las creencias puritanas, pero que excedían todas las formulaciones teológicas de otros líderes religiosos en su alcance y claridad. Por ejemplo, su concepto de Dios como un ser personal y amoroso se oponía a la creencia calvinista de un dios inflexible y justiciero. Las revelaciones que declararon que la Trinidad estaba compuesta de tres seres distintos contradijeron la teología tradicional calvinista sobre la Trinidad.

A pesar de la importancia que tuvo en la vida de José Smith la influencia del ambiente en que se crió, Dios fue el que dio forma a sus ideas. Por cierto, el concepto de que el Señor conocía al Profeta en una existencia previa y que lo preparó para encargarse de la misión fundamental de restaurar la Iglesia de Dios en la tierra es parte de la teología de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. José Smith mismo habló de su preordenación: "Todo hombre que tenga un llamamiento para ministrar a los habitantes de este mundo fue ordenado con ese propósito en el Gran Concilio de los cielos, antes de que existiera este mundo. Yo supongo que fui ordenado en ese Gran Concilio para desempeñar esta función".

Brigham Young dijo de José Smith: "En los concilios eternos, mucho antes de que se creara la tierra, fue decretado que él sería el hombre que en esta última dispensación del mundo revelaría la palabra de Dios y recibiría en su totalidad las llaves y el poder del Sacerdocio del Hijo de Dios. El Señor estaba consciente de él, de su padre, de sus abuelos y de sus progenitores hasta Abraham, desde Abraham hasta los del diluvio, desde los del diluvio hasta Enoc y desde Enoc hasta Adán. Él ha observado a esa familia y todo ese linaje desde su origen hasta el nacimiento de ese hombre, que fue preordenado en las eternidades para presidir esta última dispensación".

Manual de Institutos La Historia de la Iglesia en la Dispensación del Cumplimiento de los Tiempos. Pág. 26 y 27.

Muchas de las creencias de los puritanos con las que José Smith se había criado fueron una preparación para los principios y las doctrinas que recibió más tarde por revelación. Cuando recibió la revelación de que no debemos ser ociosos (véase D. y C. 42:42), eso le confirmó que la vida de la gente de Nueva Inglaterra, tan frugal e ingeniosa, era apropiada; cuando el Señor le dijo que buscara conocimiento de los mejores libros "tanto por el estudio como por la fe" (D. y C. 88:118), la revelación afirmó en él la importancia que daban los puritanos a la educación. Y más adelante, cuando el Profeta promulgó el concepto de una sociedad ideal gobernada por Dios, dio a conocer un principio que los puritanos de Nueva Inglaterra podían aceptar sin dificultad.

No obstante, José Smith no era esclavo de sus tradiciones. Durante su vida introdujo doctrinas y ordenanzas del Evangelio que no eran diametralmente opuestas a las creencias puritanas, pero que excedían todas las formulaciones teológicas de otros líderes religiosos en su alcance y claridad. Por ejemplo, su concepto de Dios como un ser personal y amoroso se oponía a la creencia calvinista de un dios inflexible y justiciero. Las revelaciones que declararon que la Trinidad estaba compuesta de tres seres distintos contradijeron la teología tradicional calvinista sobre la Trinidad.

A pesar de la importancia que tuvo en la vida de José Smith la influencia del ambiente en que se crió, Dios fue el que dio forma a sus ideas. Por cierto, el concepto de que el Señor conocía al Profeta en una existencia previa y que lo preparó para encargarse de la misión fundamental de restaurar la Iglesia de Dios en la tierra es parte de la teología de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. José Smith mismo habló de su preordenación: "Todo hombre que tenga un llamamiento para ministrar a los habitantes de este mundo fue ordenado con ese propósito en el Gran Concilio de los cielos, antes de que existiera este mundo. Yo supongo que fui ordenado en ese Gran Concilio para desempeñar esta función".

Brigham Young dijo de José Smith: "En los concilios eternos, mucho antes de que se creara la tierra, fue decretado que él sería el hombre que en esta última dispensación del mundo revelaría la palabra de Dios y recibiría en su totalidad las llaves y el poder del Sacerdocio del Hijo de Dios. El Señor estaba consciente de él, de su padre, de sus abuelos y de sus progenitores hasta Abraham, desde Abraham hasta los del diluvio, desde los del diluvio hasta Enoc y desde Enoc hasta Adán. Él ha observado a esa familia y todo ese linaje desde su origen hasta el nacimiento de ese hombre, que fue preordenado en las eternidades para presidir esta última dispensación".

Manual de Institutos La Historia de la Iglesia en la Dispensación del Cumplimiento de los Tiempos. Pág. 26 y 27.

Aparte de los Smith, hubo muchas otras familias de Nueva Inglaterra que estuvieron ligadas a la Restauración: el sucesor de José Smith, Brigham Young, Heber C. Kimball, un fiel Apóstol; además de muchos otros líderes de la Iglesia que también tenían raíces en Nueva Inglaterra. Entre los antepasados de ellos se encontraban personas que habían llegado a América en el buque Mayflower [el barco que llevó al continente americano a los primeros peregrinos procedentes de Inglaterra] o que habían luchado en la guerra de la independencia estadounidense . Esta gente industriosa e independiente que colonizó las deshabitadas extensiones de Nueva Inglaterra eran personas admirables, eran patriotas, responsables y religiosas. José no tenía por qué sentirse avergonzado de lo que se consideraría una humilde cuna, puesto que su ascendencia le había dejado un legado moral duradero.

Muchas de las creencias de los puritanos con las que José Smith se había criado fueron una preparación para los principios y las doctrinas que recibió más tarde por revelación. Cuando recibió la revelación de que no debemos ser ociosos (véase D. y C. 42:42), eso le confirmó que la vida de la gente de Nueva Inglaterra, tan frugal e ingeniosa, era apropiada; cuando el Señor le dijo que buscara conocimiento de los mejores libros "tanto por el estudio como por la fe" (D. y C. 88:118), la revelación afirmó en él la importancia que daban los puritanos a la educación. Y más adelante, cuando el Profeta promulgó el concepto de una sociedad ideal gobernada por Dios, dio a conocer un principio que los puritanos de Nueva Inglaterra podían aceptar sin dificultad.

No obstante, José Smith no era esclavo de sus tradiciones. Durante su vida introdujo doctrinas y ordenanzas del Evangelio que no eran diametralmente opuestas a las creencias puritanas, pero que excedían todas las formulaciones teológicas de otros líderes religiosos en su alcance y claridad. Por ejemplo, su concepto de Dios como un ser personal y amoroso se oponía a la creencia calvinista de un dios inflexible y justiciero. Las revelaciones que declararon que la Trinidad estaba compuesta de tres seres distintos contradijeron la teología tradicional calvinista sobre la Trinidad.

A pesar de la importancia que tuvo en la vida de José Smith la influencia del ambiente en que se crió, Dios fue el que dio forma a sus ideas. Por cierto, el concepto de que el Señor conocía al Profeta en una existencia previa y que lo preparó para encargarse de la misión fundamental de restaurar la Iglesia de Dios en la tierra es parte de la teología de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. José Smith mismo habló de su preordenación: "Todo hombre que tenga un llamamiento para ministrar a los habitantes de este mundo fue ordenado con ese propósito en el Gran Concilio de los cielos, antes de que existiera este mundo. Yo supongo que fui ordenado en ese Gran Concilio para desempeñar esta función".

Brigham Young dijo de José Smith: "En los concilios eternos, mucho antes de que se creara la tierra, fue decretado que él sería el hombre que en esta última dispensación del mundo revelaría la palabra de Dios y recibiría en su totalidad las llaves y el poder del Sacerdocio del Hijo de Dios. El Señor estaba consciente de él, de su padre, de sus abuelos y de sus progenitores hasta Abraham, desde Abraham hasta los del diluvio, desde los del diluvio hasta Enoc y desde Enoc hasta Adán. Él ha observado a esa familia y todo ese linaje desde su origen hasta el nacimiento de ese hombre, que fue preordenado en las eternidades para presidir esta última dispensación".

Manual de Institutos La Historia de la Iglesia en la Dispensación del Cumplimiento de los Tiempos. Pág. 26 y 27.

Muchas de las creencias de los puritanos con las que José Smith se había criado fueron una preparación para los principios y las doctrinas que recibió más tarde por revelación. Cuando recibió la revelación de que no debemos ser ociosos (véase D. y C. 42:42), eso le confirmó que la vida de la gente de Nueva Inglaterra, tan frugal e ingeniosa, era apropiada; cuando el Señor le dijo que buscara conocimiento de los mejores libros "tanto por el estudio como por la fe" (D. y C. 88:118), la revelación afirmó en él la importancia que daban los puritanos a la educación. Y más adelante, cuando el Profeta promulgó el concepto de una sociedad ideal gobernada por Dios, dio a conocer un principio que los puritanos de Nueva Inglaterra podían aceptar sin dificultad.

No obstante, José Smith no era esclavo de sus tradiciones. Durante su vida introdujo doctrinas y ordenanzas del Evangelio que no eran diametralmente opuestas a las creencias puritanas, pero que excedían todas las formulaciones teológicas de otros líderes religiosos en su alcance y claridad. Por ejemplo, su concepto de Dios como un ser personal y amoroso se oponía a la creencia calvinista de un dios inflexible y justiciero. Las revelaciones que declararon que la Trinidad estaba compuesta de tres seres distintos contradijeron la teología tradicional calvinista sobre la Trinidad.

A pesar de la importancia que tuvo en la vida de José Smith la influencia del ambiente en que se crió, Dios fue el que dio forma a sus ideas. Por cierto, el concepto de que el Señor conocía al Profeta en una existencia previa y que lo preparó para encargarse de la misión fundamental de restaurar la Iglesia de Dios en la tierra es parte de la teología de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. José Smith mismo habló de su preordenación: "Todo hombre que tenga un llamamiento para ministrar a los habitantes de este mundo fue ordenado con ese propósito en el Gran Concilio de los cielos, antes de que existiera este mundo. Yo supongo que fui ordenado en ese Gran Concilio para desempeñar esta función".

Brigham Young dijo de José Smith: "En los concilios eternos, mucho antes de que se creara la tierra, fue decretado que él sería el hombre que en esta última dispensación del mundo revelaría la palabra de Dios y recibiría en su totalidad las llaves y el poder del Sacerdocio del Hijo de Dios. El Señor estaba consciente de él, de su padre, de sus abuelos y de sus progenitores hasta Abraham, desde Abraham hasta los del diluvio, desde los del diluvio hasta Enoc y desde Enoc hasta Adán. Él ha observado a esa familia y todo ese linaje desde su origen hasta el nacimiento de ese hombre, que fue preordenado en las eternidades para presidir esta última dispensación".

Manual de Institutos La Historia de la Iglesia en la Dispensación del Cumplimiento de los Tiempos. Pág. 26 y 27.

Permalink :: 2 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)